Una visión de mujeres en tecnología: ¿Cómo impulsar un balance? 

Desde hace varios años conocía los datos, sabía que era una realidad, pero eran números, no una vivencia. Recuerdo claramente el momento en el que «entré en cuenta, llegué tarde y ya había 12 hombres en la sala. En el equipo de liderazgo de tecnología somos 15 personas, de ellas, 3 somos mujeres. Las cuentas no se detuvieron ahí. Pedí el HeadCount e hice las matemáticas, somos – en toda el área- el 16%.  ¿Este es un porcentaje alto o bajo? Uno lo ve como un número limitado, reducido, pero ¿cómo se compara con otras empresas? 

En ese momento empecé a cuestionarme ¿Cómo es la situación laboral de las mujeres en tecnología en Costa Rica? ¿Cómo podríamos impulsar un balance? 

Un problema global

Si bien en América Latina y el Caribe, las mujeres representan el 60% de las personas graduadas de estudios universitarios, en carreras STEM solo representan el 30% de los graduados. De hecho, a nivel mundial, la matrícula es particularmente baja en tecnologías de información y comunicaciones (3%). En ciencias naturales, matemáticas y estadística (5%) y en ingeniería, manufactura y construcción (8%)

Esta orientación vocacional repercute en que tan solo un 30% de las mujeres tienen empleo en la industria de la tecnología. Apenas un 23% son parte de juntas directivas en tecnología, medios de comunicación y telecomunicaciones. Estas cifras posicionan a la industria de la tecnología por debajo del promedio de cualquier otra en cuanto a medidas de igualdad.  

¿Por qué esta discusión es relevante para el país? 

Más allá de una construcción equitativa del mundo. Según el informe 2018 – 2019 del Estado de la Nación, en Costa Rica, si las mujeres participaran más en la economía del país, si todas tuvieran empleo, se reduciría a la mitad la pobreza. Pero de acuerdo con el último informe, existe una tendencia histórica del país en que las mujeres son las más afectadas por el desempeño negativo del mercado de trabajo. De hecho, de los puestos perdidos en el 2020, en el contexto de la pandemia, el 52,5%, 229.728 fueron de mujeres.

¿A qué se debe esta situación? 

Nuestra economía es una en transición (migrando de una economía agrícola e industrial a una de servicios y alto valor agregado). Los empleos en auge suelen ser los vinculados a las áreas STEM, que, por sus siglas en inglés, son ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. Esta es una tendencia que podría implicar oportunidades para las personas jóvenes. No obstante, son las mujeres con edades entre 15 y 24 años quienes en los últimos años se han visto significativamente más afectadas en esta exclusión del mercado.

De acuerdo con una multitud de estudios, este es un problema que inicia en la infancia y se prolonga hasta la juventud. Las normas culturales y sociales fomentan que las mujeres realicen tareas relacionadas con el cuidado, como la educación, salud o el servicio doméstico. Mientras, a los hombres se les estimula a elegir áreas más matemáticas y técnicas, como la ingeniería o la computación. 

Dicho esto, hay esperanza. 

Con este panorama y movida por un llamado a la acción, investigué entre las compañeras del equipo si veían una correlación entre sus elecciones durante la infancia y el rol profesional que tienen ahora. 

Daniela Aguilar, del equipo de diseño de experiencia (UX) cuenta que estudió Ingeniería en Diseño Industrial porque le permitía crear productos funcionales, desarmar y volver a armar. “En mi infancia era amante de los rompecabezas y los legos y me encantaba dibujar, creo que debe existir una relación». 

Tere Rivas es nuestra líder de aseguramiento de la calidad (QA). También identifica un vínculo entre su elección profesional y una memoria de la infancia: Micromundos, aquella tortuguita que nos invitaba a conocer el mundo de la programación. 

Bastó una conversación para identificar patrones y reconocer pequeñas acciones que respondan a la pregunta que espero tenga en este momento. ¿Qué podemos hacer para que nuestras sobrinas, nietas, hijas sean parte de la creación del mundo en el que vivimos?  
 
Amanda Solano, también del equipo de UX nos dice: «Creo que es importante ‘darle pelota’ a las ideas creativas desde construir algo con una caja o armar un ‘fuerte’, hasta la idea de cuestionar y desafiar esa misma creatividad. Hay que hacer otro fuerte, pero no puede ser igual al anterior».  

También Mariana Leandro, líder de producto de Super App nos invita a: “dejar de asignarle un género a los juguetes, por ser mujer no quiere decir que tenga que jugar con muñecas, puede que sea lo que le llame la atención, pero también puede tener legos o cualquier otra actividad ‘de hombres’, necesitamos dejar de tratar a las niñas como ‘princesas’ y a los niños como ‘campeones’, las palabras son muy poderosas y crecer escuchando ciertas cosas define nuestras conductas y creencias”.  

Iniciativas en esta línea ya han tomado forma a nivel internacional. Por ejemplo, el BID se alió con Plaza Sésamo para crear la campaña  “Pequeñas Aventureras”.  Una campaña de comunicación masiva que busca estimular el sentido de pertenencia de las niñas con las matemáticas y las ciencias para así transformar los estereotipos de género. 

En el país también existen programas como MenTe, que buscan “promover un ambiente inclusivo para atraer y retener a más mujeres dentro del campo de ciencia y tecnología del país”. 

Gretchen Hutt es líder del equipo de UX y voluntaria del programa desde hace 2 años. Cuenta que, más allá de la currícula de programación, el programa teje una red de sororidad, apoyo y empeoramiento entre las jóvenes participantes. Vinculando a su vez a mentoras, mentores y empresas que crean una plataforma de oportunidades para quienes participan. 

Un llamado a la acción 

Investigando para este artículo, descubrí que el 70% de las niñas dicen que piensan diferente acerca de su futuro después de escuchar a mujeres modelos a seguir. Entonces, estimable lector, le propongo una pequeña gran acción. Investigue sobre una mujer científica, astronauta, matemática y/o ingeniería, conozca su historia y cuéntela a la niña y/o adolescente más cercana, en 7 de 10 intentos, puede que esto le cambie el futuro a una persona. 


TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

Compañía premiará con $36 000 en inversión al ganador de la primera edición del Hackathon Mastermind Ingo

Así fue es como visualizamos la súper app OMNi.

Columna: ¿Cómo visualizamos la Súper App en OMNi?

Taxista genera más de un millón de colones en medio de las restricciones y la crisis

Dejá un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *