OMNiBicis: De viaje en viaje evitamos 80 toneladas de emisiones de CO2

Desde la introducción del primer sistema de bicicletas compartidas en Costa Rica y el segundo sistema en Centro América en OMNi, hemos sido testigos de más de 100,000 decisiones individuales por optar por un nuevo modo de transporte.

Hace un par de años en una discusión académica en Londres escuché a varios colegas argumentar que la lucha contra el cambio climático es como nadar contra corriente: casi que imposible. Su lógica, en ese momento, era que se necesitaría un esfuerzo tan gigante y articulado que es prácticamente imposible de concebir. Esto, en función de poder gestionar un cambio significativo sobre la trayectoria actual en la que se encamina el mundo,

¿Y como culparlos? En las últimas décadas una de las principales estrategias en la mitigación de este problema ha sido la instigación al miedo. De él, nada bueno sale, como ya sabemos de casi todas las películas y libros que conocemos.

El poder de una decisión

Es cierto, el reto es gigante, por el problema detrás producto de una visión sistémica egoísta del mundo. Sin embargo, la solución sí es alcanzable; esa que nos puede motivar a innovar, a co-crear. Lo que necesitamos es un rápido cambio de mentalidad.

Hay un común denominador en nuestras vidas, la constante toma de decisiones: cómo desplazarnos, qué comprar, qué actividades hacer, de qué informarnos etcétera. Y aquí es donde yace el poder actual de gestionar impacto y, de paso, poco a poco recuperar la ambición por las grandes metas, algo que ha definido a casi toda una generación.

Desde la introducción del primer sistema de bicicletas compartidas en Costa Rica y el segundo sistema en Centro América en OMNi, hemos sido testigos de más de 100,000 decisiones individuales por optar por un nuevo modo de transporte. 23,000 personas sin pensar necesariamente en ese futuro fatalista y pensando simplemente en su interés o necesidad en el momento contribuyeron a que hayamos evitado cerca de 80 toneladas de emisiones de CO2.

Esa es la magia detrás de la innovación, que al resolver necesidades de las personas y ofrecer nuevas opciones gestionamos un cambio en el comportamiento que entrega valor a nivel micro pero que estimula impacto a nivel macro.

La bici, un recordatorio de que las acciones cuentan

Cada año, el 3 de junio se celebra el Día Mundial de la Bicicleta, un día para recordar que ese modo de transporte que nos presentaron de niños y con el cual creamos buenas memorias es hoy un faro de esperanza.

Desde el 2020 el mundo observó un incremento exponencial en el uso de la bicicleta. De la misma forma ocurrió con la comunidad ciclista, haciendo retomar conversaciones sobre la importancia de que los países sostengan una agenda de ciclismo, en especial el urbano.

Cada vez que vean una persona en bici, desde OMNi esperamos que se sientan inspirados. Que en lugar de darle cabida a la eco-ansiedad que hoy golpea a la generación Z , miren más allá del marco, de las ruedas y de la batería ¡y que se monten a una!

Probemos que si bien es cierto en una mesa redonda en una universidad se piense que el cambio es imposible en la calle las personas les están demostrando lo contrario.

¡Feliz Día mundial de la bicicleta!

Tal vez te interese: Costa Rica y Latinoamérica: mercado ideal para soluciones tecnológicas de movilidad


TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

Esta semana se conmemora la “Sexta Semana Mundial de las Naciones Unidas para la Seguridad Vial.

Algunos mitos detrás de los límites de velocidad

La eficiencia y el transporte son dos elementos que en Latino América, al igual que en otras regiones del mundo, se encuentran profundamente divorciados.

Costa Rica y Latinoamérica: mercado ideal para soluciones tecnológicas de movilidad

Este es el octavo episodio de nuestro podcast Revolucionando esta vara*.

En nuestro podcast: ‘No podemos tener nada bonito’

Dejá un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *