Las FinTech y las culturas; un viaje de mil leguas

Eran las 5:00 a.m.  y, luego de leer un poco, me levanté para alistar algo de desayuno para mí y unos snacks para mi perro. Sin embargo, al abrir la alacena me di cuenta de que no tenía ni para hacer un sándwich.  
 
Me tocó pasar al súper rápidamente y comprar el diario. Tras desayunar, me apuré en salir hacia el trabajo, pero me di cuenta de que casi no tenía gasolina, así que pasé a la gasolinera. 
 
Tras una mañana un poco descuadrada, me percaté de que no había pagado la cuenta de la luz y, por si fuera poco, no me llevé el almuerzo que me había preparado temprano, así que debí bajar corriendo a comprar algo de almuerzo si quería llegar a tiempo a la reunión de la 1:00 p.m. 
 
Lo anterior es la descripción de la mayoría de mis mañanas e imagino que también se parece a muchas de las suyas.  Con una que otra variación, estoy completamente seguro de que, entre las 5:00 a.m. y las 12:00 m.d. usted ya habrá hecho algún tipo de pago o transacción. 
 
Hoy es tan común la acción de realizar pagos o transacciones que, según las estadísticas del Fondo Monetario Internacional (International Financial Financial Statistics) en un solo día en el mundo se pueden ejecutar cerca de 1.2 mil millones de transacciones electrónicas

Miles de millones de transacciones electrónicas al día usando diferentes marcas de tarjetas. Infografía tomada de Statista.

Tomando esto en cuenta, nuestra sociedad tiene la necesidad de hacer esta acción más rápida, inclusiva y transparente, por lo que se mantiene en la búsqueda constante de transformar la manera en que lo hacemos. 

Dos gigantes de la transformación digital

Las compañías de Fintech han modificado la dinámica social de diferentes países. En esta primera entrega (de varios artículos relacionados) vamos a ir donde comienza la aventura: en el lejano Oriente, en la tierra de los 1.000 dragones.

China es una nación rica en bagaje cultural, pero es aún más poderosa por su historia de transformación digital. La historia de digitalización transaccional de este país inicia entre 1998 y 1999, cuando nacen dos gigantes asiáticos de la tecnología: Alibaba y Tencent
 
Alibaba comenzó en 1999 como una plataforma de e-commerce B2B (entre empresas) que requería que los usuarios pagarán a través de sus cuentas bancarias. Uno de los principales desafíos que enfrentó en el mercado del comercio electrónico fue la falta de confianza entre extraños para realizar transacciones en línea.
 
Alibaba buscaba resolver ese problema de confianza de trasiego de fondos por medios digitales y, así, aumentar el volumen de usuarios en su plataforma. De esta manera, en el 2004 la compañía lanzó Alipay, una solución de pagos digitales en línea basada en fideicomiso de los fondos a pagar. Ahí, Alibaba retenía el dinero de una compra hasta que el usuario comprador aprobará que recibió con éxito de los artículos que solicitó. 
 
En 2008 Alipay presentó oficialmente su billetera móvil electrónica, lo que ocasionó un crecimiento descomunal en su base de usuarios. Esta pasó de 100 millones de usuarios a 1.3 mil millones en 9 países en un lapso de 5 años, transformando para siempre la forma en que los negocios comercializan sus bienes a través de los medios digitales. 
 
Por otro lado, Tencent ingresó a la carrera de los pagos electrónicos desde un ángulo levemente diferente. Esta empresa se fundó en 1998 y, rápidamente, se convirtió en líder china de la mensajería en línea, gracias a su producto de chat QQ. Años más tarde la empresa dio un fuerte giro hacia los videojuegos en línea, una forma de entretenimiento en la cual sus usuarios usan el chat en línea como soporte para coordinar sus movimientos dentro de los juegos. Hoy, Tencent es la segunda empresa de videojuegos más grande del mundo.
 
Para lograr crecer su plataforma de venta de videojuegos (modelo freemium), Tencent introdujo la marca de pagos en línea Tenpay en el 2005. Esto, sumado al aspecto social de sus productos, le dio la base a Tencent para lanzar WeChat en el 2011. Es una aplicación de mensajería social centrada en teléfonos inteligentes y cuya popularidad sobrepasó a QQ. 
 
En 2013 Tencent integró Tenpay dentro de WeChat para crear WeChat Pay. Es un producto de pagos integrado que le permite a sus usuarios enviar dinero directamente a través de la plataforma de mensajería en línea. 
 
Estos dos productos de pagos móviles han transformado rápidamente el panorama de pagos en China. Alipay cuenta con más de 633 millones de usuarios activos en China, mientras que Wechat tiene más de 1.15 mil millones solo en Asia. Ambas plataformas han creado un mercado de pagos móviles enormemente valioso. Juntas, las aplicaciones controlan más de 54% de los pagos que realiza la población de China. El 46% restante se divide entre tarjetas de crédito y pagos en efectivo.

Los diferenciadores

A continuación, detallo tres factores claves que hicieron que China fuera pionero para una revolución de pagos digitales con las compañías de FinTech. 

  • Los altos niveles de bancarización de la población. El 72% de sus habitantes cuenta con una cuenta de banco, lo que sirvió como base para crear las billeteras digitales. Alipay y WeChat Pay aprovecharon la infraestructura financiera existente. Se incluyen cuentas y tarjetas bancarias, así como los sistemas de captación y liquidación de transacciones para apalancarse como «third-party payment companies».
  • La propiedad generalizada de teléfonos inteligentes. Según eMarketer, aumentó del 43 %, en el 2013, a un 63% en 2016. Los teléfonos inteligentes, combinados con la infraestructura bancaria, permitieron a los usuarios vincular fácilmente sus cuentas a sus dispositivos con estas aplicaciones.
  • El apoyo del estado. Activamente fomenta esta forma de transaccionar a cambio de la información que la plataforma le da sobre sus usuarios. Esta afirmación es todo un tema por sí solo, que luego podemos discutir.
Porcentaje de población usuaria de teléfonos inteligentes en China por año.
Fuente emarketer – Statista, 2020.

En este entorno, Alipay y WeChat tomaron decisiones inteligentes para impulsar el uso de sus billeteras digitales. Sin embargo, es aún más importante el hecho de que crearon una sólida propuesta de valor integral para el cliente. En esta, implementaron los pagos electrónicos no como un fin en sí mismo, sino como puerta de entrada a un vasto ecosistema digital de productos y servicios.
 
Tanto Alipay como WeChat Pay vinculan las billeteras digitales de sus usuarios directamente con diferentes servicios financieros. A la vez, con productos de inversión, seguros, servicios de comercio electrónico y pago de servicios públicos.
 
En Wechat se puede pagar desde un pasaje de tren a la entrega de su comida favorita, hasta las tarjetas de crédito, servicios públicos e incluso comprar una casa. Mientras tanto, en Alipay hay más de 391 mil taxis, 460.000 comercios y más de un 1 millón de instituciones conectadas a su servicio de pagos. Alipay ofrece más de 1.500 APIs para pagar lo que se necesite cuando se necesite. 
 
China es un excelente ejemplo de cómo se puede digitalizar un país entero si se crea el ecosistema de servicios correcto. A la vez, de cómo se refuerza si se le da la suficiente educación a los usuarios de cómo utilizar la tecnología como un potenciador de sus propias facultades. 
 
En OMNi una de nuestras grandes apuestas es investigar nuestro mercado para crear una oferta de servicios amoldada a las necesidades de nuestros consumidores. Este proceso de investigación no es tarea fácil, ya que las fuentes de información en los países de región CAC son aisladas y poco consistentes así. Por eso mismo nos hemos dado la tarea de montar nuestras propias unidades de investigación para lograr esta gran proeza. 


TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

Cuando las soluciones financieras consideran a las poblaciones desprotegidas, hablamos de inclusión financiera. ¿Lo hace la banca tradicional?

Inclusión financiera: descartando mitos y aceptando realidades

En este MoniMonday te explicamos cómo leer el comprobante de tu salario.

¿Cómo entender el desglose de la constancia del salario?

Este #MoniMonday está dedicado a explicar cómo es posible aprovechar los atractivos de pagos digitales con sus beneficios de practicidad, agilidad y seguridad.

¿Cómo se paga sin tarjetas y sin efectivo en un comercio?

Dejá un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *