Columna: La identidad local y la micromovilidad

Por Enrique Camacho
Mobility and Transportation Specialist  
Vertical Movilidad de OMNi 

La gestión activa de opciones en micromovilidad, para las personas por parte de gobiernos locales, es una de las principales señales de transformación positiva que ha surgido a la luz de las transiciones en transporte y movilidad, manifestándose de forma global.

El transporte como política pública históricamente ha sido manejado, en gran parte, desde los gobiernos centrales. Esto gracias a su relevancia con el desarrollo macroeconómico de los países; sin embargo, esta es una realidad que está cambiando.

Más allá de ser una de las aristas clave de la economía el transporte hoy a nivel global posee una dimensión más humana, centrada en las necesidades y el disfrute de moverse de las personas en las ciudades o en espacios rurales. Esta dimensión es lo que conocemos como movilidad, impulsada a su vez por una latente urgencia de conseguir una transición hacia una movilidad más sostenible e innovadora.

Esta nueva dimensión resuena con el sentimiento de pertenencia más cercano que los gobiernos locales evocan en las personas a las que representan, algo contrario al modelo público centralizado. Por lo tanto, en la actualidad, cerca del 80% de las alianzas y contratos en las ciudades europeas para la provisión de bicicletas y scooters eléctricos se dan entre compañías de movilidad y los gobiernos locales.

El sentimiento de pertenencia de las personas en relación con el lugar donde viven ha sido uno de los principales agentes de cambio y transformación cultural en las ciudades. Esta magia no es una excepción en la movilidad.

Las municipalidades o consejos de gobiernos locales persiguen una misión de mejora en la calidad de vida al que las personas responden de forma casi orgánica, propiciando nuevos espacios de cambio a nivel micro que moldean todo el panorama urbano.

Generación de alianzas

Esta tendencia es cada vez más frecuente también en Latino América, por ejemplo, con el caso de Medellín y el sistema de bicicletas compartidas EnCicla. En Costa Rica hemos tenido también nuestro propio caso de estudio. Desde noviembre del 2020 OMNi formó una alianza con la Municipalidad de San José para la provisión de OMNiBicis en el área central del cantón.

Un año después 400 bicicletas se suman a nuestra presencia en todo el país y en sus dos primeros meses el convenio ha generado el 65% de nuestro total de viajes en bicis durante dicho periodo, a pesar de apenas representar un 22% de nuestra flota total de bicis (1.400 aproximadamente).

Los 9.000 viajes hechos por cerca de 4.000 usuarios son hoy la evidencia más reciente que tenemos de un modelo de impacto colectivo que funciona.

Más alianzas con gobiernos locales están en camino y lo que nos recuerdan es que nos dirigimos rápidamente hacia una nueva era en la gestión de soluciones innovadoras para la movilidad sostenible, donde se crearán nuevos paradigmas de colaboración y co-creación de cambio, al servicio de las personas.


TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

¿Cuáles destinos místicos se ocultan en los recovecos de nuestra capital? Esa fue la pregunta que se planteó el equipo de OMNi detrás de la iniciativa OMNiRides. Les sirvió como excusa para irse en busca de puntos donde el esoterismo, la magia y lo ancestral están presentes en el aire y en las vitrinas.

Esto es de Ride por Chepe: Ruta Mística

Taxista genera más de un millón de colones en medio de las restricciones y la crisis

e compartimos unas ideas básicas para evitar que tu bicicleta entre en las estadísticas altas de bicicletas robadas que ha dejado este 2020 - OMNi

¡Que no te roben la bici! Seguí estos consejos

Dejá un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *