Para pagar, el código QR deja al datáfono en el suelo

En otras ediciones de #MoniMonday hemos hablado de las múltiples ventajas del código QR. Inclusive explicamos básicamente en qué consisten. Sin embargo, por acá no hemos hablado antes de uno de sus rivales: el datáfono.

Si esto fuera una pelea, el código QR se presenta como un luchador rápido, que domina las técnicas más modernas para vencer al rival y que entra al cuadrilátero sin miedo. Por otro lado el datáfono, si bien es un luchador con una larga carrera, ya no tiene los mejores reflejos y no se para tan bien sobre la lona. Por eso el QR ha podido propinarle unos cuantos golpes que van haciendo que trastabille a pocos. 

Pero salgámonos del ring y vayamos a la vida real, donde datáfono y QR se ofrecen como modalidades de pago. 

Ventajas al pagar con código QR

  • Usarlos es facilísimo. Si tenés un lector de QR en tu teléfono asociado a un monedero, como en el caso de OMNiMoni, basta con activar la facilidad. Luego escaneá un código desde la pantalla y digitá el monto que querés transferir, así como el detalle de la transacción.
  • Este tipo de pagos te va a funcionar para transacciones P2P (entre usuarios). A la vez, para pagos C2B (customer to business, o de un cliente un comercio).
  • Al pagar con un QR asociado a un monedero, quedará el registro de cada transacción que hayás realizado. Esto te servirá para llevar un mejor control de tus finanzas.
  • Es un método con altísima seguridad. Ni siquiera requiere la introducción de códigos o un PIC adicional, pues de esto mismo se encarga el teléfono. Si estás usando Moni para hacer uso de esta facilidad, habilitá los pasos de reconocimiento biométrico. Te servirá para resguardar aún más tu dinero, en caso de que te robaran tu teléfono.
  • Es una modalidad ágil, inmediata y sin contacto.
  • Al prescindir del papel también se ofrece como una vía ecológica para hacer transacciones. Se calcula que, en Estados Unidos, se requieren 10 millones de árboles para producir el papel de los recibos impresos en un año.

TAL VEZ QUERÁS LEER: Es el momento ideal para preferir las transacciones digitales

Los datáfonos se enfrentan ahora a opciones digitales más rápidas y seguras. Sus ventajas como forma de cobro ya no se ven tan atractivas.

Los datáfonos se enfrentan ahora a opciones digitales más rápidas y seguras. Sus ventajas como forma de cobro ya no se ven tan atractivas. 

¿Dónde se está quedando el datáfono?

Los datáfonos han sido de gran utilidad para los comercios durante años. Sin embargo, al haber opciones digitales, más rápidas y seguras, sus ventajas como forma de cobro se ven menos atractivas.

Al optar por un método digital de pago (como QR), un comercio puede ahorrarse hasta 10% y 15% de las comisiones que normalmente los bancos les cobran. Entre estos cobros para los comercios se incluyen el mantenimiento mensual del dispositivo, así como el cobro del papel requerido para las facturas. Este costo se mantiene inclusive luego de la aprobación de la Ley contra la Usura Crediticia.

Cuando un comercio le dice a un comprador que debe gastar más de cierto monto para usar la tarjeta de débito. Esto se debe al costo financiero que implica esta modalidad de pago con tarjeta. Ocurre principalmente en los casos de negocios con una facturación reducida.

TAL VEZ QUERÁS LEER: Olvídese de los métodos de pago obsoletos que ofrece la banca tradicional

Otra de las complicaciones que conlleva un datáfono es que hay algunos que no permiten tarjetas de cualquier operador. (VISA, Mastercard, American Express u otros). Es decir, a veces son incompatibles. Esto tiene que ver con que los datáfonos son unidades provistas por los bancos tradicionales y suelen tener ese tipo de complicaciones técnicas. 

Ahora que leíste más sobre las diferencias del código QR y el uso del datáfono, podrás pensar de otra forma la próxima vez al pagar. Y si lo que tenés es un comercio, también podés valorar ofrecerle otra modalidad de pago a tus clientes. 

¿Te gustó este artículo? Dejánoslo saber en los comentarios.


TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

Dejá un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *